Algo a los Santos*

Publicado el septiembre 2, 2018

Conteniendo la risa, nos arrodillamos ante las imágenes de aquel altar no sin antes presentarles nuestros respetos a los santos y preguntarles: ¿Cuánto falta…?

Fidel Salgueiro

*Este artículo de prensa fue publicado en la edición impresa del diario El Universal de Caracas el 18 de enero del 2003.

Completamente borracho el custodio del altar nos abordó en la entrada de la mugrienta habitación convertida en improvisada capilla. Dentro, otro custodio aún más borracho nos explicaba por qué brujos y astrólogos visitaban tanto el palacio de Miraflores.

 

Conteniendo la risa, nos arrodillamos ante las imágenes de aquel altar no sin antes presentarles nuestros respetos a los santos y preguntarles: ¿Cuánto falta…?

 

Siendo alguno de los santos patrones del alcohol y los placeres carnales, no debía extrañarnos que los vigilantes de aquel altar, como acto de “devoción”, se pasasen todo el día bebiendo caña clara, cantando alabanzas, y cogiendo espectaculares borracheras. Sin embargo, aquellos custodios, devotos de la brujería, ante nuestras inagotables preguntas sobre el destino del país, su presidente y si esta pesadilla tendría este año algún final, nos respondieron con la lengua patinando en alcohol la siguiente sentencia “Con el propósito de otear el horizonte y de arrojar algo de luz sobre qué nos deparará a los venezolanos el año 2003, los espíritus hablaron para predecirnos el futuro y determinaron que el año viene cargado de signos preocupantes de “desespero y precipitación”. [1]

 

Si resultara verdad lo que algunos dicen por ahí, en el campo venezolano no quedará vivo este año ni un solo gallo blanco, incluso aquellos criados en el balcón [2]. Varias recomendaciones nos entregan, “tener paciencia, la carrera es de resistencia y no de velocidad, ir a votar y repensar a Venezuela. Nos recuerdan que el gobierno, a estas alturas, le juega solo a los brujos”.

 

En realidad, nos espera un año difícil, lo acaban de anunciar los santos, muy a pesar del ministro de Cordiplan [3], que siempre invoca a los buenos pensamientos. Y hasta Gaviria [4] que, en su mejor imitación, una noche de Altamira, nos sugirió no comer más granos, por aquello de darle un chance a la Mesa de Negociación.

 

De modo y manera que avisados estamos. La próxima vez que destapemos una botella de algún licor noble, “echémosles” algo a los santos [5].

 

Publicado el septiembre 2, 2018

Fidel Salgueiro, escritor venezolano. Escribe desde Barcelona, España.

 

[1] En Venezuela siempre ha sido tradición, y era costumbre de El Diario El Nacional, publicar las predicciones de los Babalaos o sacerdotes de la Santeria, sobre lo que los Santos y Orichas deparaban para Venezuela.

 

[2] Una de las consignas de Chávez en su primer periodo fue el invento de los gallineros verticales, o cría de animales en apartamentos.

 

[3] Al frente de Cordiplan (Ministerio de la Planificación Económica) estaba el Dr. Felipe Pérez Martin, que aludía permanentemente la frase “si pensamos que todo va bien irá bien”. La verdad nunca nos fue bien y siempre hemos ido peor.

 

[4] Al momento de escribirse el trabajo estábamos próximos a suspender el denominado paro cívico nacional. La oposición estaba en ese momento representada por la Coordinadora Democrática y el gobierno por los Ministros José Vicente Rangel y Aristóbulo Isturiz, de mediadora se encontraba la OEA, Organización de Estados Americanos, en cabeza de su Secretario General, Cesar Gaviria.

 

[5]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s