Vivir en el Futuro*

*Publicado en la edición Impresa del diario el Universal el 14 de marzo de 2003

Llevamos más de cuatro años de revolución y todavía no nos hemos acostumbrado a vivir en el futuro. En parte esto es un efecto de las expectativas creadas sobre la revolución bonita[1] ,porque esperábamos que cada uno de estos cuatro años que llevamos de gobierno revolucionario iba a ser diferente: “Este año se verán los resultados del Plan Bolívar 2000[2]“;”En un año no habrá más niños en la calle”; “Este será el año del eje Apure-Orinoco[3]“”Este será el año de la ofensiva revolucionaria”.

En cada año escuchamos al líder del proceso conjugar cada acción del gobierno revolucionario con verbos en tiempo futuro, es decir verbos en tiempo promesa[4].

Nada de particular tendría que hubiésemos llegado a pensar que todo iba a ser diferente, total con tanto optimismo revolucionario y después de uno vacilarse el positivismo[5]del ministro de Cordiplan[6]o el de los programas “Aló Presidente”, era fácil creer que habrían carros voladores; la gente no trabajaría tan duro; todos seríamos más felices, haríamos vacaciones en la Luna y quizá nos plantearíamos hasta ir a Marte ¿y por qué no? Si en el suelo patrio iba a instalarse una estación de lanzamiento espacial y si no se construyó fue por culpa del paro petrolero y los golpistas[7].

En cualquier caso, los tiempos de “estamos mal, pero vamos bien[8], tan llenos de presente solían ser mejores que los futuristas de “si pensamos que todo va a ir bien,entonces irá bien”

¿Qué pasó con el futuro?

Pues es muy sencillo: al igual que el sueño americano, se hizo realidad. Y resultó, como era previsible, ser completamente diferente: 2 millones de desempleados pueden dar fe de ello[9].

Hace unos años, en el lejano 1992 cuando todo esto empezó. El biólogo Lee M. Silver, experto en genética comentaba que, “casi con toda unanimidad él y sus colegas hubiesen afirmado que clonar un mamífero a partir de la célula de un ejemplar adulto era algo imposible”. El 23 de febrero de 1997, una fecha que vivirá para la historia, se anunció la existencia de la oveja Dolly, la cual por cierto fue clonada defectuosa y hace poco falleció.

Entonces si esto es así  ¿por qué no tenemos la sensación de vivir en el futuro?


[1] Chávez, al comienzo de su mandato llamaba a su revolución bonita.

[2] El Plan Bolivar 2.000 fue un programa de gobierno sin auditoria de ningún tipo, donde Chávez puso a las Fuerzas Armadas a construir escuelas, pintar dispensarios de salud y arreglar caminos. Con este plan empezó la corrupción militar del gobierno revolucionario, cuyos niveles ha alcanzado entre 1998 a 2018 a casi todos los estamentos de la sociedad, generando una casta de nuevos ricos.  Entre los que resalta el capitán Andres Andrade, secretario privado de Hugo Chavez, apresado en EE.UU y acusado de blanquear mas de mil millones de dolares de dinero ilegal 

[3] El Eje Apure-Orinoco por donde corre la faja petrolífera del Orinoco posee las reservas petroleras mas grandes del mundo. Fue un eje de desarrollo nacional planeado por Chávez y del que no existen ni recortes de prensa.

[4] Hugo Chávez gobernó todos sus 15 años, cuando falleció para convertirse en eterno, como si estuviese en una campaña electoral permanente, siempre prometiendo un futuro mejor. Maduro ha hecho lo mismo y es por eso que, aunque en 2018 cerraremos con el récord de la mayor inflación del mundo, nos ha prometido que el año 2019 será mejor que el que estamos dejando.

[5] En ese momento era ministro de Cordiplan Felipe Pérez Martí, un PhD en economía dela Universidad de Chicago y cultor del positivismo, “si pensamos que todo va a ir bien ira bien” esa fue su frase distintiva y aunque mucha gente pensaba “que nos iba ir bien”, como nunca fue un problema de deseos sino de realidades y formas de gobernar y manejar la economía de la nación, con cada año de revolución que fuimos dejando atrás el país siempre fue a peor.

[6] Ministerio de Planificación Económica

[7] Refiere al paro Cívico Nacional de 2003, convocado por la oposición para forzar al  gobierno de Hugo Chávez a convocar a un referéndum. El presidente y sus seguidores siempre han calificado éste paro de “petrolero” y a sus actores de “golpistas”

[8] Esta frase la acuñó Teodoro Petkoff cuando era ministro de Cordiplan del gobierno de Rafael Caldera 1993-1998

[9] Si vemos el actual presente, a mas de 15 años de escribir esta crónica,  el futuro resultó ser mucho peor que el pasado. Personalmente me hubiese gustado haberme equivocado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s