Paciencia*

*Publicado en la edición impresa del Diario el Universal de Caracas el 06 de noviembre de 2003

Fidel Salgueiro

¡Alo!, ¡Mi amor! estoy saliendo del supermercado y ha sido terrible. Todo comenzó buscando dónde estacionarme, mientras daba vueltas y escuchaba a Pedro Penzini[1], el presidente se encadena[2], para hablar de la campaña admirable y las empanadas.

Por fin consigo un puesto y un “rolo de vivo” [3] se me colea [4] . Hice como dices, “paciencia y respira hondo”. Después de media hora, acalorada y sin radio, logre estacionarme. Entro, cojo un carrito de supermercado y voy a la sección de lácteos. El jugo de naranja, además de estar vencido subió de precio.

Traté de comprar un cuarto de kilo de jamón, y la fila era larguísima, bueno antes había tres empleados y ahora solo hay uno. Cosas de la crisis, mi vida. En fin, aquello era para morirse, solo te venden dos kilos de arroz por persona; y como las cosas están tan caras, la gente revisa los precios antes de llevarse algo, y como solo hay un lector de barras, fueron inevitables los tropezones y las filas de personas. Respiro hondo. Me dirijo hacia las carnes y se me atraviesa una vieja, caminando más lento que caravana de cojos. Llego y me encuentro un solo despachador. Otra fila y el pollo y la carne están carísimos. Volví a respirar hondo.

Después de dos horas de castigo, me voy para la caja a pagar. Busco la fila más corta, pero no se mueve. Me cambio y la que había dejado empieza a moverse más rápido. Me vuelvo a cambiar y entonces, la misma vieja de las carnes se atraviesa.

“¡Paciencia!” repito esta vez en voz alta. Un muchacho con un solo artículo me pregunta ¿Me deja pasar? Lo miro y le digo —: haga su fila como todos me responde —: gracias amargada!

Salgo molesta, y el carro no está, se lo han robado y el seguro está vencido.  Así que por favor. ¡Paciencia un carajo!  y no se te ocurra volver a decirme que no irás a firmar[5] porque te pueden despedir.

Chao. Voy a poner la denuncia del robo a la policía, aun cuando sé que solo me dirán: “dele gracias a Dios que no le paso nada, casi siempre los roban con pistola”.

Imagen de Hans Braxmeier en Pixabay 


[1] Farmacéutico y deportista. Tenia un programa de radio todas las tardes de 4 pm a 6 pm. Era una persona muy querida y con muchos seguidores y el público en general.

[2] Chavez en el proceso que antecedió al referéndum obligaba a todos los medios de radiodifusión a transmitir sus discurso, algunos de los cuales podían durar horas. Eso se llama en Venezuela encadenar a los medios.

[3]Persona que pasa por encima de los demás.

[4]No respeta la fila

[5] Ir a firmar para solicitar el Referéndum Revocatorio para revocar el mandato del presidente Chávez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s