Los siete hábitos del desempleado eficaz*

*Publicado en la edición impresa del Diario el Universal de Caracas el 30 de septiembre de 2003

Fidel Salgueiro

“la revolución bolivariana en la vida cotidiana”.

No hay nada más importante para un desempleado, en tiempos de revolución, que asumir la realidad. Por tanto, no debe afligirse cuando escuche a otros decir “si te sirve de consuelo yo también estoy sin trabajo”.

Para sobrellevar la situación presentamos los siete hábitos comunes, de aquellos que frente a la pelazón [1] colectiva no esperan el futuro, lo crean.

Primer hábito. No se angustie. Si lo llaman los inquisidores abogados, cobradores de deudas vencidas de tarjetas de crédito, tómeselo con calma, usted no es el único deudor.

Segundo hábito. Use Internet. ¿Las mujeres no le hace caso porque está sin trabajo y sin dinero?. Eso no es problema, puede hacer amistades por Internet y tener varias novias a la vez. Es la herramienta ideal para el desempleado. Es segura, económica y en los Infocentros[2] le brindan gratis media hora de conexión, para usarlo en su cyber-aventura amorosa.

Tercer hábito. Pasee en metro. ¿No puede salir de paseo? El Metro, con todo y que muchos de sus vagones están sin aire acondicionado, ofrece una alternativa para viajar. Con un ticket puede pasear todo el día y al mismo tiempo, disfrutar de un espectáculo llamado “las más variadas formas de pedir que existen en Caracas”.

Cuarto hábito. Manténgase actualizado. Una vez desempleado, si no puede comprar la prensa y revistas, en la Biblioteca Nacional puede leerlas gratis.

Quinto hábito. La mente abierta. No le pare a ser buhonero[3], hasta los amigos de PDVSA[4] con todo y postgrado y después de haber sido despedidos por Chávez[5] venden tortas. Para el régimen lo más importante no es el estudio sino la habilidad para el rebusque.

Sexto hábito. Sea cínico. Considere entre sus posibilidades, asistir a las marchas oficiales y Gritar iUh!, iAh! Chávez no se va! Le pueden representar un cotillón y un “dinerito”.[6]

Séptimo hábito. La actitud positiva. Es cierto que nos tiene locos [7] , un familiar loco vuelve loco a la familia, pero ánimo, “no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista”[8]

Imagen de Leon Gerardo Cholula en Pixabay 


[1] Estar sin dinero. Estar pelando.

[2] Centros públicos de conexión a Internet promovidos por el estado. Llegaron a ser cerca de 700. No queda alguno en pie.

[3] Buhonero o trabajador de la economía informal. Manteros en Barcelona.

[4] Petróleos de Venezuela. La empresa petrolera del estado venezolano, en ese momento era la quinta compañia petrolera del mundo y empezaba su declive.

[5] Ha transcurrido más de una década y media desde el paro cívico nacional del 2002. Entre los que acataron el llamado a paro, se encontraban los trabajadores de PDVSA.  El régimen despidió, una vez finalizado el paro, a 22.000 trabajadores de la corporación y a los principales directivos los expulsó personalmente el presidente Chávez en “cadena de radio y televisión” en un humillante acto con un pito y el grito de “pa´fuera”. Vil expresión de la retaliación política. A ninguno de esos trabajadores se le canceló su haberes laborales y planes de ahorros.

El daño que el régimen de Chávez le hizo a PDVSA fue condenarla a una decadencia absoluta. Destruyó su cultura meritocrática y colocó al frente de la compañía a personas sin preparación y con agendas ocultas que la desfalcaron. A las pérdidas económicas de esta decisión se suman numerosas muertes y la degradación de las condiciones laborales y ambientales.

[6] iUh!, iAh! Chávez no se va! fue la consigna que usaron los chavistas de cara al llamado a elecciones del Referéndum Revocatorio de Chávez en diciembre de ese año 2003.

[7] Otro eslogan del chavismo era decirle a la oposición “Chavez los tiene locos” a forma de burla. Aunque el chavismo ha usado esta formula para desdibujar la realidad, es por eso que un país inmerso en una profunda crisis humanitaria, donde la gente se muere de hambre o por falta de medicamentos, dona dinero para la restauración de Notre Dame o envía alimentos a otro país victima de un terremoto.

[8] Al momento de escribir este articulo la tasa de desempleo en Venezuela se ubicaba en el 22%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s